Blog

Let’s Enjoy

  • Y sí, terminó siendo una fiesta. Sin novias de blanco ni vestido, nada de entregas ni ramos. En medio de un campo. Muchos amigos, música, ganas de pasarlo bien y un gastrobar. Lo que pasó es fácil de imaginar y difícil de olvidar. ¡Un fiestón en toda regla!