Lunes, despierta la semana, la actividad, el ruido. Tus ojos se abren lentamente, volvemos a la carga. Anécdotas, secretos, recetas y ánimos. Este lunes nos lo comemos con patatas. Este lunes, será un gran lunes.

Bienvenidos a El café de las nueve y veintiuno.

Sí, ya lo sabéis. No nos gusta tomar café solos. Por eso, nos hemos reunido con personas interesantes, que tienen cosas que contarnos, que nos gustan y que están acostumbradas a montar eventos por todo lo alto. ¿El hilo conductor? Las mismas diez preguntas planteadas a distintas personas.

Imprimir
 

Hoy toca desayuno con Héctor Rodríguez fundador de Marca Condal, una empresa a la que se dedica con mucho cariño que organiza eventos exclusivos y singulares. La idea surge a partir de una pasión personal y muchas horas de dedicación. Ahora lo combina con más cariño aún con bonita labor de ser papá entre plannings, timmings y montajes. No tiene carrera, tampoco creee que nunca la haya necesitado… “Todo lo que he tenido que aprender y estudiar lo he hecho por mi cuenta, poco a poco pero sin pausa”. Le apasiona el deporte y odia las excusas.

1. Trabajas para… Alimentar mi pasión por este bonito mundo de los eventos y poderla transmitir a los clientes más exigentes. Trabajo por crecer y hacer crecer a mi marca y todo lo que ello conlleva. ¡Me encanta mi día a día!

2. Un evento es la mejor solución cuando… Te permite transmitir, vivir y experimentar cosas que no harías nunca antes en otro momento o lugar. Como decía John Archibald “Si no te ha sorprendido nada durante el día, es que no ha habido día”. Esto es aplicable tanto a clientes como a organizadores, al menos en nuestro caso. Un evento que no te haga superar ni avanzar, no merece la pena. Como en muchas ocasiones comento a mis clientes: “Si quieres un evento normal, no somos tu agencia”.

3. Lo más divertido que te ha pasado… Organizamos un “Evento Casino Clandestino” en el centro de Barcelona para una gran firma tecnológica. Los invitados recibían la invitación secreta que marcaría dirección, hora, password y dresscode durante esa misma tarde. Todo preparado en un antiguo teatro. Luces, charleston, gastronomía, photocall y actores, mesas de dados, poker y… ¿Los croupiers? Pues en un atasco monumental a las afueras de la ciudad. Sabiendo que sin croupiers no había juego, solucionamos el problema con viajes en moto, ida, vuelta, ida, vuelta y por fin a tiempo. ¡Qué manera de sufrir!

4. Es imprescindible… El buen sabor de boca y la harmonía interior de un trabajo bien hecho. Sin eso sería muy difícil avanzar. Los errores te ayudan a superarte, pero los éxitos ayudan a querer más y mejores retos.

5. Nunca olvidarás el día que… Abrimos nuestra oficina. La sensación de que ya no era un juego. La felicidad y confianza de muchos clientes pasaban a ser nuestra mayor responsabilidad.

6. Brindas con… La oportunidad que he tenido de poder organizar mi propia manera de trabajar, hacérsela entender a mis clientes y sobretodo por poder disfrutar de un trabajo que amo junto a mi familia. Combinar trabajo y familia es el mejor “cliente” que he podido encontrar.

 7. El día antes del evento… Mi cabeza se convierte en timming. Centro todas mis energías en los pequeños detalles que siento que van a marcar la diferencia, pienso en aquello que a mi me gustaría tener y voy a por ello.

8. Y el día después… Valoro, pienso y reflexiono. Es la jornada de reflexión por excelencia, cuándo tienes los aciertos y fallos más frescos que nunca. Además pienso ¿Por qué no sobró nada de esa paella tan rica que preparamos en directo? Con el hambre que uno trae después de un evento.

9. El aperitivo que no puede faltar es… El jamón y sus colas interminables. Estamos tratando de poner solución a eso, pero resulta que ¡No podemos poner a 10 jamoneros a la vez! Había que pensar en otra cosa y por eso pusimos foie, bravas en su salsa, gambas de palamós, navajitas….

10. Lo que más te gusta de 21 de Marzo es… El sabor a nuevo y la sensación de estar siempre en la cresta de la tendencia. Hay cientos de caterings sensacionales y también decenas de equipos fantásticos. Hay poquitos que tengan una combinación de ambas y lo sepan transmitir.

Foto portada vía Pinterest.